A Room of One’s Own: Fragilidades Sobre el Exterior

Posted on Thursday 21st May, 2015

Exhibition catalogue essay by Jose Luis Barrios

***

La imagen en movimiento, particularmente el cine, desde su comienzo funcionó como un aparato ideológico de normalización de los sexos.  La Diva y con ello el cuerpo, se convirtieron en el lugar donde la cámara y la mirada coinciden para gestar lógicas falocéntricas de la representación.  No es gratuito que en este contexto la crítica artística al imaginario cultural encontrará en las tecnologías y las narrativas de la imagen en movimiento, la potencia de desmontaje del propio medio.

En este contexto, la imagen en movimiento encuentra en el video y el videoarte algo que podría definirse como una contra semántica de la representación, donde las formas no narrativas de la imagen encuentran una potencia crítica a partir de la cual descolonizar la mirada.  Quizá la primera forma de esta descolonización tiene que ver no con lo que se ve, sino con el cómo se ve, algo fundamental para entender las estrategias estéticas que se colocan más allá de los géneros (los sexuados y el de los relatos de ficción o de historia), con los que producen las distribuciones imaginarias (o si se prefiere ideológicas) de la representación.

A room of one’s own. Fragilidades sobre el exterior son estrategias singulares de la mirada de tres artistas de los mares profundos del norte que desterritorializan la representación y los modos del relato de la imagen en movimiento, para buscar en los objetos, los cuerpos y la cotidianidad de la historia de la violencia colonial, una estética a contrapelo.  Una estética donde la mirada deviene en tacto y vibración y éstos en una crítica política a la violencia, que al final del día siempre es la del privilegio de la mitología blanca, la del falo como violencia fundadora de nuestras culturas.

Trip the Light – Katri Walker

Trip the Light explora las formas del silencio y la quietud que estan detrás de la tauromaquia, los puntos donde la intimidad de la fiesta expone la delicadeza del cuerpo masculino.  A través del juego de escala entre las proyecciones, esta video instalación nos hace ver en esos movimiento mínimos (los de los pies del torero sobre la arena de la plaza el de los manos del bordador del traje de luces, al momento de coserlas sobre la tela) en que se teje la otra forma del erotismo.

El encuadre saturado y el sonido como textura en esta pieza, son la metonimia de lo femenino, a través de la cual la artista interpela la intimidad y la fragilidad de un rito que pareciera que sólo se explica por su ímpetu de virilidad.

Tlacochahuaya – Melanie Smith

Tlacochahuaya es un palimpsesto artístico, histórico y político.  Por medio de desmontaje de capas de materia, tiempo y afecto, en esta video instalación la artista trabaja sobre las arquitecturas de lo visible y lo invisible.  A través del juego entre toma y espaciamiento, esta pieza deconstruye los programas iconográficos de las pinturas del ex-templo de San Jerónimo de Tlacochahuaya en Oaxaca, y del mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central de Diego Rivera.  A la manera de un gran cuadro barroco, el juego de claro-oscuro y la relación anacrónica entre el video de una pintura emplazada en la pared de una iglesia y la contrarestauración de un mural conónica de la Escuela Mexicana, esta video instalación ironiza sobre la superficie de los muros como soporte retórico del arte.

Se Compra: Sin É – Jaki Irvine

Se Compra: Sin É es una video instalación cuyo protagonista es el sonido.  Construida a través de la intersección entre notas de instrumentos, ruidos urbanos y voces, en esta pieza la artista explora las implicaciones estéticas, históricas, sociales y vitales de la vibración y la oscilación del sonido.   En el cruce entre cantos, voces y ruidos, el audio desdobla la imagen para hacer visibles las formas de la precariedad de la existencia social de la Ciudad de México, no solo por medio de índices visuales y sonoros de carácter documental, sino a través de conducir dichos índices a formas rituales de la voz y el canto propias de la tradición cultural irlandesa.  Así, de entre el presente de la estridencia urbana y del pasado casi inmemorial del canto, el video muestra los cuerpos casi invisibles de la doble marginación de la mujer: la social y la sexual.